Galerías

[Galerías][bleft]

GAMOS UMA

[GAMOS UMA][bleft]

LNBPF

[LNBPF][grids]

Mexcaltecas

[Mexcaltecas de Tepic][bsummary]

Los Triquis obstaculizados en su propio municipio

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El año pasado fueron los campeones del Mundial de Mini-Baloncesto en Argentina, se convirtieron en los vencedores invictos y absolutos del encuentro y acapararon la atención de México y el mundo por su forma magistral de jugar al basquetbol… descalzos. Hoy, el equipo de niños triquis de Oaxaca no puede entrar a la cancha que fue construida para ellos.



Rafael Luis Cabrera, alcalde de Santa María del Tule, donde se encuentra la cancha, y el comité de padres piden al entrenador de los niños Sergio Zúñiga que firme un reglamento para el uso de la cancha y que se comprometa a pagar cuotas, comprar balones, material deportivo y computadoras, informó el diario Reforma.

El entrenador afirmó que autoridades municipales y el comité de padres de familia de la escuela Vicente Guerrero impide la entrada del equipo desde el pasado 15 de julio.

“De plano quitaron el candado y pusieron otro para no dejarnos pasar. Ese día estaban los niños entrenando, los sacaron y les dijeron que no podían estar ahí”, denunció.

Zúñiga encabeza la Academia de Baloncesto Indígena de México (ABIM) que atiende a 30 niños de distintas comunidades oaxaqueñas y es el responsable del equipo que ha alcanzado fama mundial.
En marzo de 2015, el gobierno federal les dio la cancha techada para que siguieran ahí sus entrenamientos y ahora, según el entrenador, el alcalde quiere comprometerlo a firmar un reglamento pagar cuotas, comprar material y computadoras.

En el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (PRI, 1988-1994) el gobierno decidió fomentar la construcción de canchas de basquetbol en las comunidades indígenas. Era parte de un plan para fomentar el deporte de manera barata, pero también buscaba mantener comunicadas a las poblaciones y combatir rápidamente conflictos armados como el de Chiapas: las canchas servían como pistas de aterrizaje de helicópteros.

Esto provocó interés de los pueblos indígenas en el basquetbol. Así, ya desde 1996 había torneos entre tzotziles y tzeltales chiapanecos. Otro lugar donde el deporte prendió fue en la Sierra Tarahumara, de Chihuahua. Luego vinieron la Sierra de Hidalgo y Puebla, a los que se sumó Oaxaca.
El asunto es que buena parte de los indígenas que practican este deporte lo hacen descalzos, como la selección que fue a Argentina.

-Fuente: Revista Proceso

Sígue las Noticias x Email